Super beis

Alejandro Aguerrebere

Se discute sabroso, con elementos, cada incursión al Salón de la Fama de las Grandes Ligas, ubicado en Cooperstown, estado de Nueva York. Andre Dawson obtiene la calidad de inmortal, aunque quizá llega cuestionado, por aterrizar en su novena aparición en las boletas, por tener aparentemente menos méritos que varios candidatos que aparecieron en la reciente elección que lo llevó al nicho. Sin entrar al caso de Alan Tramell y de Tim Raines, la gran polémica es que todos esperábamos que entrara el boricua Roberto Alomar o el holandés Bert Blyleven, o ambos, eso es innegable. La cuestión es que la elección de primer año la dejan dizque “sabiamente” los electores de la Asociación de Escritores de Beisbol (BBWA, por sus siglas en inglés) para las vacas sagradas. Eso sí, allá Sí tienen Asociación de Escritores. Pero, el punto es que: al no haber un código de quien es indispensable en un primer año; vamos, en cuanto a logros de por vida, pues sí deja una especie de sinsabor. Porque se puede notar en ocasiones un acercamiento a lo que sería un cabildeo, el cual de no ser prohibido está permitido, pero esa especie de deslizamiento en cuanto a años en los que avanza un nombre en la boleta, nos da la digamos no muy agradable –para algunos– sorpresa de este año. A Dawson le ayudó que era su noveno año apareciendo ahí, eso parece igualmente claro.

Otro manejo de candidaturas, y por favor no perdamos de vista que este espacio es de beisbol, es lo que se acaba de aventar el genial mánager Tony La Russa al aventar al ruedo la posibilidad de que Big Mac Mark McGwire tome algunos turnos este 2010. Es lógico, así extiendes el ruido de los esteroides y a ver si se disipa el mismo para dentro de cinco añotes. Mismo caso de Roger Clemens, a ver si no vemos al Cohete tirar este año, a como van las cosas. Por supuesto, lo del Big Mac ha dado para carrilla.

El que también está en menciones es el Dodger Matt Kemp. Oiga usted, anda de novio con la cantante Rihanna. Esperando que no le vaya tan mal como otros romances de jugadores con artistas, la verdad Kemp, dicen unos amigos que se aventó un cuadrangular por el central, quién sabe qué quieran decir con eso.

En los rumbos de la tremenda Mex Pac, los Naranjeros de Hermosillo, Venados de Mazatlán y Yaquis de Obregón dominan sus series con tres juegos a uno al momento de terminar esta entrega. De entre Águilas de Mexicali y Tomateros de Culiacán parecería surgir el cuarto semifinalista por la fórmula de mejor-perdedor, pero los Mayos de Navojoa también han dado digna batalla.

A los Reyes Magos le pedimos mucha fuerza para Plinio Escalante y la LMB, la necesitarán.

Esperen noticias de Tijuana y la Golden League.