Super beis


Alejandro Aguerrebere


Increíble
temporada de Alfredo “Patoncito” Aceves le ha merecido noticias de alto
calibre ante la exigente prensa neoyorquina. Se ha vuelto un
estabilizador en el bullpen de los Yanquis, en declaraciones nada menos
que del mánager Joe Girardi. Dos cosas importantes del diestro Alfredo
son: su repertorio, se ve como arsenal, moviendo la zona a placer para
ponerse muy ponchador con mínimas bases otorgadas (24-5). La otra cosa
es que la Liga Mexicana sin duda debería aportar más peloteros a la
Gran Carpa, esto lo comprueba y en el siguiente apartado se confirma.

Otro
pillado por sustancias prohibidas, otro de la organización de los Filis
y para colmo, otro latino. Pablo Ozuna, a quien usted recordará con los
Medias Blancas cuando fueron campeones y con los Dodgers en su playoff
el año pasado, le acaban de detectar con “un elevado radio de
testosterona a epitestosterona” y a la lista negra. Dicen que no se
dicen todos.

Orlando El Duque Hernández también confirma que para
los otrora estelares hoy entrados en años, la realidad es dura como la
economía. Acepta el trato de ligas menores con los Rangers también
porque iría por su victoria 100 en las Grandes Ligas, está 90-65 al
momento, conocido como un fiero competidor de la lomita.

Mucho se
habla de la tremenda cosecha de cuadrangulares de Adrián González, pero
hay que ver también lo que está haciendo El Bronco Jorge Cantú con un
temporadón donde ya está alcanzando momentáneamente en producidas al
***án, superando ambos las cuatro decenas de empujadas.

Se podrá
rumorar que el (defendido por sus aficionados japoneses) mánager Bobby
Valentine podría regresar a dirigir a las Mayores, pero mientras, su
equipo Chibba Lotte Marines se repuso de un slump con un vigoroso rally
de ¡quince carreras! Que les detonaron en la sexta entrada de un duelo
contra los Hiroshima Carp, vaya, enviaron estos salvajes veinte
bateadores a la caja en esa tanda letal. Por cierto, el récord en
Grandes Ligas, es de 17 carreras en una entrada, que le hicieron los
Medias Rojas de Boston a los Tigres de Detroit allá por 1953.

Interesantes
series de fin de semana por la Liga Mexicana de Beisbol, donde el
platillo suculento es la visita de los Tigres a Puebla, donde los
Pericos les prometen peligro. Acereros de Monclova se meten a la casa
de los Broncos, con un Reynosa que quiere retomar fuerza. Cierran la
tanda Campeche en Minatitlán; Yucatán en Oaxaca, y Tabasco en Veracruz,
por lo que respecta a Zona Sur. En el Norte, Chihuahua brinca a
Saltillo; los Diablos Rojos viajan a la Laguna, y Tecolotes de Nuevo
Laredo se enfilan al templo Sultán, en Monterrey.

Todo un
misterio la baja de Jaime Brena por parte de los Guerreros de Oaxaca.
Existe versión de un periódico local de que el pelotero se negó a jugar
infiltrado, a partir de una dolencia en el tobillo. Según dicha nota,
el pelotero fue fustigado por un directivo de los Diablos Rojos –no de
los Guerreros– y que si no quería jugar que se quitara el uniforme. Ya
nada espanta cuando el pelotero no tiene ninguna protección laboral en
esta Liga. Luego se atormentan de que se mencione a la ANABE, si 29
años después se siguen dando estas cosas.