A piratearles la serie.

 

Esta es la cuadragésima quinta serie de la temporada 2009 para unos Astros con marca de 68-72 y marca como anfitriones de 40-32. Llegan los Piratas (54-84), arriban a Houston con un 18-50 en patio ajeno y sobre todo con 1-9 en sus últimos diez juegos. Es la segunda mejor foja de la estrella estilizada (53-22) ya propiamente en el MMP, sólo detrás de Colorado (24-8).

Es una serie que se repite varias veces en el calendario, la cual así se da por ser rivales divisionales. La cuestión es que a los Astros les viene muy bien este rival para casi llegar a la mitad del definitorio septiembre.

 

Barrida… colapso.

Después de sacar la casta contra el campeón Philadelphia, el equipo de Houston se topó con unos Bravos de Atlanta que venían maltrechos con 5 derrotas en fila, pero éstos últimos pusieron su mejor empeño y se llevaron una serie donde iniciaron con pocas carreras los dos primeros juegos (uno por bando), para que en el tercero Roy Oswalt de plano no se le vería nada de su conocido estilo, recibiendo metralla a tutiplén. Para Miguel Tejada fue una serie de contrastes, pues se cubre de gloria con el batazo “despedidor” (walkoff) en el segundo de la serie, para en el definitivo empatar la nada apetecible marca negativa de 3 jugadas de doble matanza.

Tal cual las ansias que se tenían en su momento contra San Francisco y contra Mets, se puede decir que repitieron prácticamente el esquema de este tropiezo que les restriega la realidad a unos Astros que, como señalábamos al comienzo del apartado, venían de barrer -y en 4 juegos- al campeón. Así es el beisbol.

 

Corsarios al patíbulo.

No hay mucho que abundar para unos Piratas que se han deshecho de peloteros importantes y que más bien apuestan al futuro desde sus granjas. Justo en la semana que aseguran ser la franquicia con más temporadas perdedoras consecutivas en el deporte profesional de los Estados Unidos, estos corsarios se ven como rival a modo. Ni imaginar si los Astros estuvieran en franca contención, esto sería la locura.

 

En bateo, los espaciales (.268) muestran 10 décimas más en el indicador conjunto, respecto de sus rivales. Aquí sí la producción de carreras es mayor para Houston: 574/562.

 

Por lo que respecta al pitcheo grupal, igual la diferencia en PCLA es por decenas, sólo que en esta ocasión son veinte puntos: 4.46 H / 4.65 P. Siendo que los Astros ejecutan 992 ponchetes y los filibusteros sólo 800.

 

Estos son los duelos de picheo:

Viernes 11 de septiembre:

LD Charlie Morton (3-7, 5.43) vs. LD Bud Norris (4-3, 6.05)

Morton viene de una dolencia y eso le descarriló el orden de sus aperturas, esto veremos si no le ayuda para encontrar esa consistencia que se le ha negado y a los Astros no les ha ganado juego. Para Norris, esta es una oportunidad tremenda para afianzarse y asegurarse la posibilidad de luchar por un lugar como abridor la próxima temporada, sobre todo si vemos la actuación tremenda que tuvo ante unos Filis a los que redujo con mucha calidad de su recta.

 

Sábado 12 de septiembre:

LD Ross Ohlendorf (11-9, 3.97) vs. LD Brian Moehler (8-10, 5.10)

El diestro Ohlendorf de los bucaneros recién bajó su PCLA del 4 que se le negaba desde mayo, mucho porque ha implementado un slider letal desde la segunda mitad del calendario, donde lanza para 2.70 de PCLA. Moehler, por su parte, había sido víctima similar a Oswalt por cuanto a la falta de apoyo, pero sus compañeros se las han ingeniado para que muestra 3-1 de marca en sus 4 recientes salidas.

 

Domingo 13 de septiembre:

LZ Paul Maholm (7-8, 4.72) vs. LD Felipe Paulino (2-8, 6.34)

A pesar de trabajar mejor su lanzamiento en sinker, igualmente el zurdo Maholm ha peleado con la consistencia, eso sí, contra los Astros tiene marca de 7-4 de por vida. Para Paulino cada día es más importante que muestre toda su potencia, sobre todo en esa poderosísima recta, cosa que se ha notado en sus 2 recientes salidas -ambas de calidad- las cuales por desgracia sus compañeros no le han dado la ventaja. Pero de que tiene la onza Felipe, la tiene.

 

Line ups probables:

Houston

Michael Bourn JC .295

Kaz Matsui 2B .246

Lance Berkman 1B .273

Carlos Lee JI .306

Miguel Tejada SS .300

Hunter Pence JD .290

Chris Johnson 3B .167

Chris Coste C .229 (Quintero / Towles)

PITCHER

 

Pittsburg

Andrew McCutchen CF .278

Delwyn Young 2B .271

Garrett Jones RF .301

Brandon Moss LF .245

Steven Pearce 1B .224

Neil Walker 3B .214

Ronny Cedeno SS .210

Jason Jaramillo C .255

PITCHER

 

Ya se nombraron a los mejores jugadores de las sucursales, donde sobresalen nombres como Tommy  Manzella (Triple A), Drew Locke (Doble A) y por supuesto el apellido conocido: Koby Clemens y su estratosférico de… ¡¡121!! Producidas. Esto lo mencionamos por la proyección a futuro, que viene talento.

 

El presente nos lleva al Minute Maid Park, donde los Astros pueden seguir mostrando garra en este 2009, en su patio, donde les dista una sola victoria para asegurar su novena temporada consecutiva con marca de .500 o ganadora en casa, logro que han repetido 16 de 17 calendarios desde 1992. Así que, a ponerse las pilas astrofans, ¡esto todavía no acaba en este 2009!