Prácticamente resta sólo el mes de diciembre en la Liga Mexicana del
Pacífico y el campeón Yaquis de Ciudad Obregón corre grave riesgo de
quedar eliminado. Ni modo, así son las cosas en una liga briosa donde
cualquiera de los ocho participantes puede caer en un tobogán
ineludible de un torneo a otro. Se le acabó la varita mágica al manager
Homar Rojas y fue tan duro el golpe que de plano terminaron por darle
las gracias, en un movimiento más bien desesperado, probablemente
premonitorio a las complicaciones que tiene la tribu que no ve la
salida a un mal calendario.

Los otros posibles eliminados, al momento, son los Mayos de Navojoa
y los Tomateros de Culiacán. Los primeros padecen un róster que
modificaron bastante a partir de un buen papel que tuvieron la edición
anterior, al grado que resbalaron de un segundo lugar para terminar
afectados la primera vuelta. Navojoa incluso ha presumido extranjeros
de élite, pero este año las incrustaciones foráneas no han carburado
tanto y el equipo de la vistosa camisola amarilla deberá pensar
seriamente en una reestructuración si quiere volver a los primeros
planos. Similar caso es el de los Tomateros, quienes apostaron a una
camada de jóvenes interesantes, aunado a la posibilidad de que
lanzadores mexicanos alguna vez liga mayoristas fueran un complemento
de lujo.


Lo cierto es que ni Esteban Loaiza ni Rodrigo López han podido tener
mucho peso y lo peor es que el joven Andrés Meza de plano no fue ni la
sombra de su meteórico paso anterior. Culiacán de plano ha sido una
variante para mal que está intentando recomponer el paso, mismo que, se
encontraría como enorme premio un acceso con las uñas a las fiestas de
enero, más por la irregularidad de los dos sonorenses mencionados
(Yaquis, Mayos) que por méritos fulgurantes propios. La remoción de
Juan José Pacho del timón guinda y la colocación de Jesús Sommers en
dicho puesto, parecen no disipar demasiadas dudas, sobre todo para un
exigente conocedor público culichi, siempre dispuesto a formular
interesantes cuestionamientos beisboleros.

Las buenas noticias también son novedad y la llegada de Vinicio
Castilla a la nave naranja de Hermosillo sí ha sido una alegría para el
equipo con más campeonatos en el circuito. Desde la ya multi comentada
remoción de Francisco Estrada de las riendas naranjeras, muchos se
preguntaban si el otrora estelar Rockie podría aventarse el paquete de
domar tanto gran jugador en el vestuario. No sólo ha sido disipada la
neblina, sino que se han crecido a los cuestionamientos unos
bombarderos hermosillenses ansiosos de recuperar ese pedestal que han
tenido reiteradamente y que no hace mucho confirmaron con Lorenzo Bundy
como jefe de máquinas.


Ya que hablamos de Bundy, hombre con experiencia vasta en sucursales,
este durable dirigente ha corregido el rumbo con los Venados de
Mazatlán, quienes pensaban desde su oficina que en una de esas le
aplicaban la guillotina que ahora se ve un poco distante, de acuerdo a
las recientes conquistas de unos porteños que presumen amplia
experiencia (la mejor) en rondas de playoff por lo que respecta a los
últimos años. Mazatlán ha sido dinastía y de la mano de Lorenzo, con
esa élite de pitcheo, a los Rojos nomás no se les puede regatear la
peligrosidad con la que siempre llegan a la ronda de vida o muerte.
Parece hasta cliché, pero hasta este 2008, el nombre de la postemporada
parece marcado por los infaltables Venados, cuidado con ellos si llegan
enreachados y con buena cara.

Vale la pena subrayar la gran actuación del temible cañonero
Jorge Alberto “Chato” Vázquez, recientemente firmado por los Yankees,
con un promedio actual bastante abultado y superando la decena de
vuelacercas en su haber. Otro estelar mexicano es el naranjero Karim
García, quien regresará a Corea en 2009 después de participar en el
Clásico Mundial de Béisbol con la franela azteca.

Nuestro país también presume que tiene otra Liga profesional en
invierno, la cual hoy por hoy se ha consolidado, incluso dándole cauce
a la seriedad que requiere una competencia de ese valor. Los peloteros
mexicanos (y extranjeros) que no consiguen un cupo en la Mex Pac,
tienen un muy buen fogueo en la Liga Invernal Veracruzana “Beto Avila”,
la cual ha tenido incluso visita de scouts liga mayoristas en el
presente calendario.


Bueno, pues la LIV ha celebrado su juego de estrellas en el Parque
Colón, casa de los campeones Chileros de Xalapa, donde la Zona Centro
ganó a la Zona Sur un vibrante juego de 11 carreras por 10, dejando
regados en el terreno a los derrotados, con un salvaje rally en el
episodio decisivo. Xalapa no la tiene fácil para repetir la corona,
sobre todo si observamos a los Broncos de Cosamaloapan, a los Brujos de
los Tuxtlas, sin dejar de mencionar los cuidados que se deben tener con
los Gallos de Santa Rosa y los Cafeteros de Córdoba.

Por cierto, la invernal veracruzana prepara manteles largos
para recibir una serie latina espectacular que contará con la
participación de Cuba y varias naciones más, en un espectáculo que
promete ofrecer sana competencia por los reflectores a la Serie del
Caribe. ¡Bienvenidas más competencias de pelota!

Mientras los Phoenix Desert Dogs se coronan en la Arizona Fall
League y los Astros firman al zurdito Lumsden, para así pegarle al
clima frío además con el rumor de que Valverde y Wigginton podrían ser
negociados… con todo esto nos queda decir con sinceridad: Valdrá la
pena ir al Parque Minute Maid en 2009.