Por: Alejandro Aguerrebere / especial para AstrosDeHouston.com

 

Interesante nivel ha mostrado la Liga Mexicana del Pacífico para esta, la temporada 2009-2010, bautizada “Ing. Renato Vega Alvarado” in memoriam al más reciente ex presidente de este portentoso circuito con más de 50 años de historia y roca tradición.

 

Estamos pasando los 30 juegos y eso nos lleva inexorablemente al cierre de la primera rueda de la competencia, donde se reparten los primeros puntos y vaya cosa con unos Venados de Mazatlán genialmente dirigidos por el timonel que los acaba de llevar al campeonato y que es un Lorenzo Bundy con todo el diamante recorrido también dirigiendo en sucursales de Grandes Ligas. Bundy, ha logrado mantener la mística de este cuadro astado ganador, una divisa que tradicionalmente mira más allá de sus limitaciones y mucho más hacia la proyección de las potencialidades disponibles. Mire Ud., los porteños con el brazo de Pablo Ortega y Oscar Bustillos peleando a cada salida su spot en el top ten de la Mex Pac, han sido los puntales de la rotación abridora, contando con el valioso apoyo de Rafael Martín en los relevos y no podemos dejar de mencionar a un Esteban Loaiza quien quiere volver por sus fueros. Por cuanto a la ofensiva, los maderos de un durable Christian Alan Quintero, el también conocido panameño Rubén Rivera con sus bambinazos pero sobre todo la constancia de John Lindsey, los hacen muy fuertes en el sustento de los látigos mencionados.

 

Viene lo complicado en la definición de los lugares subsecuentes, es decir, del segundo al séptimo incluso, pues quienes hasta hace unos días estaban como sotaneros, se han levantado como Lázaro y vaya que se han puesto a predicar buen beisbol: los Algodoneros de Guasave. Bastó la salida del timón para el exitoso boricua Lino Rivera, para que llegara una leyenda como “El Coyote” Matías Carrillo y las cosas se fueron acomodando con un roster el cual todo mundo se preguntaba cómo es que no estaba dando más satisfacciones a su fiel afición. Bueno, pues los Algodoneros se han metido a la pelea y, si las inercias siguen actuando como esos duendes traviesones, pueden generar mucho ruido, sobre todo si varios de sus abridores han incluso reducido el 2.50 de PCLA en sus respectivas salidas, eso vaya que suena a un rico bálsamo para cualquier directiva. Los brazos de Jim Magrane y Robert Coello pueden recibir muchísimo empaque si Jasiel Acosta y el ex ligamayorista Víctor Alvarez ponen ese talento que tienen.

 

Definitivamente el caballo negro de esta primera vuelta, salvo una sonora tragedia, pueden ser los Mayos de Navojoa. Dirigidos por el recientemente manager campeón en el verano de Liga Mexicana, Orlando Sánchez (otro boricua), los de la tribu del Mayo han hecho cosas maravillosas a partir de peloteros vistosos como Matt Young y Reid Gorecki, claro, el personaje con el madero ha sido un Paco Arias que se ha puesto verdaderamente las pilas para casi echarse el equipo al hombro. Ojo con lo que le puedan ayudar Sergio Contreras, el panameño Concepción “Concho” Rodríguez e incluso Christian Zazueta. Para los brazos de este equipo, aportan con clase rel “rockero” Brian Adams y Tim Gustafson.

 

Quienes poco a poco han ido encontrándose han sido los Caballeros Aguila de Mexicali dirigidos por el conocido timonel de sucursales Bobby Dickerson. Con el liderazgo de un jugador de mucho nivel como Oscar Robles, los emplumados han gozado el aporte de Matt Camp y el “francotirador” Brad Snyder, al igual que de Adam Rosales. Su rotación abridora con Jeff Samardzija, Enrique Quintanilla, Oscar Rivera y Alfredo CaudilloT, se ha mostrado interesante, ahora con la adición de Thomas Diamond y el eventual descubrimiento del joven capitalino Mauricio Tabachnik, de quien literalmente han dicho que le lanza “en ruso” a los rivales.

 

Naranjeros de Hermosillo y Yaquis de Ciudad Obregón con una serie tremendamente electrizante están con las posibilidades de mejorar en posición, sí, en el duelo de las dos principales ciudades de Sonora. De hecho la salida de un baluarte como Erubiel Durazo para esta temporada de los naranjas, parecía no indicar demasiado al comienzo, pues los dirigidos por Homar Rojas sencillamente abrieron el calendario tumbando caña, sólo que después se les han estado apareciendo complicaciones como el abandono del equipo por parte de su mejor toletero (Darnell McDonald) y su mejor robador de bases y jardinero Central (Brandon Watson). Ya ha regresado Chris Robertson al plantel y de hecho han estado teniendo juegos con sólo ese foráneo en su line up, qué cosas, ¿no?

Los Yaquis han demostrado buena opción para conseguir foráneos y definitivamente pueden ser un gran nivel, insistimos con su capacidad para hacerse de prospectos.

 

El caso para la araña es el de unos Tomateros de Culiacán quienes de plano ya se quedaron en el sótano. Increíblemente le dieron las gracias al manager Nick Leyva y su staff para traer de regreso por quinta vez en su carrera a Francisco “Paquín” Estrada a dirigir la nave guinda y además le sumaron a Jorge “Chato” Vázquez con su power en el madero y experimentado relevista José Silva para fortalecer un plantel que de plano se ha visto emboscado por el nivel de sus rivales. Siempre es bueno que los de Culiacán estén alegrando las acciones, pero esta ocasión tristemente nomás no se les ha dado, podrían hacer un gran regreso en segunda vuelta si superan esos pequeños breaks que les fallan.

 

Así que viene un gran cierre de primera vuelta y la definitiva segunda, con los big leaguers y prospectos (muchos vienen al finalizar la Arizona Fall League), así que diciembre pinta para mucho más que el simple Santa Clós.

 

Gracias por seguir nuestro beisbol y a Los Astros.