Normal
0
21

Encerrona con el líder.

 

Esta es la Trigésima primera
serie de la temporada 2009 para los Astros. En el histórico contra San Luis,
están 301-342 y 167-158 en la Ciudad puerto de Houston.

La marca de los Astros en
casa es de 24-23, la de los Cardenales en patio ajeno, es de 25-22.

Son cuatro juegos los que
separan a los luchones anfitriones de sus tremendos visitantes.

Quisieron azul celeste.

Se pusieron perrones los siderales a pelearle al tú
por tú a unos Dodgers que se veían neutralizados después de sendos dos masazos,
fuera de foco los azules. Incluso Roy Oswalt les tira una joya en ruta
completa, como para darle la bolsa de aire que nunca le viene mal a un bull pen
donde se ha tenido que seguir implementando. Todo parecía sobre rieles, hasta
que el sábado comenzó una jornada de esas que parecen tocadas por el
surrealismo, con la expulsión del manager Cooper, el error inverosímil de Mike
Hampton, en fin, parte del beisbol todo. Ante todo, el equipo mostró un buen
empaque y dejó pareja la serie con un duelo el domingo, el cual al cuerpo de
relevistas le dieron su dosis de metralla. Ni modo, lo peor es que esa visita a
California deja con distintas cuestiones de salud al Puma Lance Berkman, a
Chris Sampson, a un LaTroy Hawkins con algunos dolores (además de la derrota
que se llevó) y ahora a un Darin Erstad que por fin estaba como que empenzando
a carburar. Buenas victorias, duras consecuencias, pues.

 

Atacan los pájaros rojos.

Siempre con la rivalidad, San Luis es un rival que se
las ha ingeniado para mantener un staff abridor a pesar de cuestiones de
lesiones, y de seguir nutriéndose de su propio talento que emerge. Nada de eso
sería posible sin el hilo conductor de su coach de pitcheo Dave Duncan y la
peligrosamente indispensable presencia de Albert Pujols en el line up. Sí, lo
mencionaremos clarito: quizás la clave en esta serie, sea ponerle ni un solo
lanzamiento fácil al primera base de los Cardenales, porque él es líder de
todo. Otro pelotero interesante que muestran los sanluisinos es Brendan Ryan, con
una excelsa defensiva, peligroso en los senderos, además de la adición de Mark
DeRosa y el siempre preciso con el bate Yadier Molina. Hacen recordar a esa
película de Hitchcock estos pájaros rojos, pues atacan incesantemente cuando
les viene a bien, ahí está el standing que los hace el rival a batir en estas
alturas del calendario.

En cuanto a ofensiva, lo que son las cosas, los Astros
(.267) se pusieron sólo atrás de los Dodgers (.273), en cuanto a promedio
colectivo de toda la Liga Nacional. Ojo, es promedio, porque en carreras
anotadas, ¡son 71 menos! (453/384), considerando que sólo tienen 41 imparables
menos. Es indicativo todo esto, pues San Luis tiene la ofensiva No. 12 del más
antiguo circuito, con un .254 que no asusta en el papel, pero… ¿qué creen
amigos? Anotan 413 carreras, son más de las que anotan los Astros. Por ahí, los
robos de base también refieren cosas interesantes, pues Cardenales en intentos
totales (68) tiene sólo cuatro más que los robos que han conseguido con éxito
los Astros (64), pero, estos últimos con 31 fallas, aquellos con 17.

El pitcheo es el que, en el papel, debe darle muchas
esperanzas a los de la estrella estilizada en lo que resta de este 2009. Miren
Uds. que será una serie del 6º pitcheo de la Nacional (Astros, 4.12 PCLA
colectivo), contra el 3º de Cardenales y su 3.70 en limpias admitidas. El rubro
que llama la atención, es que San Luis recibe 799 hits, buenos para 381
carreras admitidas, mientras el staff monticular espacial admite 835 imparables
que significan 408 rayitas en contra, notándose el reverso de la moneda por
cuanto a que los Cardenales reciben suficientes carreras y ponchan mucho menos
(549) que los Astros y sus 649 chocolatones recetados.

 

Estos son los duelos de picheo:

Lunes 20 de julio:

LD Kyle Lohse (4-5, 4.26) vs. LD Brian Moehler (6-5,
5.08)

Lohse está anunciado para
abrir este juego, pero no estuvo totalmente asentado al salir de la lista de
lesionados y lanzar en su anterior aparición, porque los Cards lo necesitan
mucho en su mejor forma, quizás no lo arriesguen. Para Moehler la inercia de
hacer su anterior apertura en el MMP su primera victoria en casa este año, es
algo importante, además de que está invicto de por vida contra los pájaros
rojos 4-0 en 15 juegos que les ha lanzado, siete de inicio. El año pasado quedó
2-0 con 3.00 de PCLA en 4 juegos contra ellos.

 

 

Martes 21 de julio:

LD Todd Wellemeyer (7-7, 5.56) vs. LZ Wandy Rodriguez
(9-6, 2.81)

Simple y
llanamente, parece que es una de las últimas oportunidades para Wellemeyer si
busca mantenerse en la rotación abridora de San Luis, siendo la visita a
Houston complicada, pues se le complica el bateo zurdo. Wandy sigue inspirado,
al tirar magistral vs. Dodgers y extender a 17 sus episodios (tres aperturas)
sin recibir carrera, reduciendo a 0.41 su PCLA, no hay mucho más qué decir su
el zurdo mantiene comando y repertorio.

 

Miércoles 22 de julio:

LD Chris Carpenter (8-3, 2.26) vs. LD Roy Oswalt (6-4,
3.65)

Este es EL
DUELO, el que nadie se quiere perder. ¿Carpenter es el caballo de los
Cardenales? Ah, ok, pues Oswalt viene ya con tres juegos completos. Carpenter
viene de tirarle una buena pieza a Arizona, a pesar de que le salvaron dos
dobles matanzas y su cuenta de lanzamientos le impidió hacer su blanqueada 13
de por vida. Oswalt anda filoso, ganando 3 de sus últiams 4 salidas, lapso que
extiende a cinco aperturas donde pone 1.66 de PCLA y tiene marca de por vida
9-7 contra San Luis.

 

Line ups probables:

Houston

Michael Bourn CF .286

Jeff Keppinger 2B .260

Miguel Tejada SS .324

Carlos Lee LF .308

Geoff Blum 3B .284

Hunter Pence RF .295

Pudge Rodríguez C .255

Chris Coste 1B .234

PITCHER

 

San Luis

Skip Shumaker 2B .304

Colby Rasmus CF .270

Albert Pujols 1B .333

Ryan Ludwick RF .265

Chris Duncan LF .228

Rick Ankiel LF .213

Yadier Molina C .288

Mark DeRosa 3B .256

PITCHER

 

Después de esta trascendental serie donde
los Astros tienen tanto para demostrar, seguirá la visita a partir del viernes
por parte de unos Mets de Nueva York que vienen heridos y peligrosos por su
marca negativa, lesiones y la presión de su exigente público con aquello de que
tienen estadio nuevo.

Ese sería el próximo paso, pero el actual
es el que importa, pues los Cardenales osadamente barrieron a los Astros en los
comienzos de abril, lo cual hizo más doloroso el trazo inicial de la temporada,
así que no estaría nada mal buscar la revancha en la más deportiva lid, pero
eso sí, ganándoles todo.

Valdrá la pena ver la lucha de estos
Astros persiguiendo al líder San Luis en el Minute Maid Park, sin duda.