Super beis


Alejandro Aguerrebere


Cambia
totalmente el panorama de lo que se quiso traer a este espacio.
Teníamos planeado escribir la gran historia de Chris Duncan como coach
de picheo de los gloriosos Cardenales de San Luis, de la gran formación
de lanzadores que ha hecho, incluso recuperando carreras. Pero gana los
titulares ácidamente lo de que Manny Ramírez es el señalado por la
política antidopaje de las Grandes Ligas. Dejando cualquier afán de
satanizar al Manny, parece que quieren matar al beisbol. Justo cuando
los Dodgers rompen el récord de más victorias consecutivas en casa (13)
al abrir temporada, viene la “noticia” de que el motor del equipo está
suspendido por 50 juegos. El lapso de Bud Selig al frente de las
Grandes Ligas suma otra rayota negra, independientemente de si este
comisionado tiene carisma o no, ahí están los hechos. No hay otra
manera de ver esto que como una cacería de brujas sobre Alex Rodríguez
y ahora Manny Ramírez… ¿sigue el Big Papi David Ortiz? Quién sabe,
pero en un año durísimo de economía, del susto de la AH1N1, de un
entorno donde el beisbol debía salir triunfante… salen con esta nueva
mancha, de esas que la prensa que nunca habla de beisbol, aprovecha
para sacar un mugroso dedo flamígero, como si todos los demás deportes
(como la NFL, o las luchas, por ejemplo) estuvieran limpiecitas de
chochos mágicos. Ahora bien, lo único ya con Manny, pues si ganas 45
millones de dólares en dos años, eso de echarle la culpa al médico,
asegurando que no eran esteroides y si luego sale que eran pastillas
para la sabrosa actividad amatoria, bueno, ni cómo ayudarle, por algo
no apelará la decisión. El sindicato verá pasar otro misil hasta su
sala.

Ahora sí, como cerco sanitario, ni un caso más en el
beisbol, si la pelota tiene 108 costuras y ya embarraron a 108
estelares, hay que dar el salto, ni una figura más, la pregunta es si
Selig podrá con ese paquete.

El titular de la Liga Mexicana de
Beisbol, Plinio Escalante, con toda razón negará que se tienen equipos
en riesgo, pero ahora sí vamos a ver quiénes aguantan vara. Es un gran
espectáculo nuestro beisbol, de mucha nobleza y de enorme formación de
valores sociales, pero ahora sí está un momento rudo como pocos y
esperemos que los 16 equipos del circuito veraniego se esmeren por
llevar a la gente a los parques, para que presencien hazañas como la
racha de hits de Christian Quintero, lo que el que paga un boleto por
el beisobl merece.

Omar Canizales es el nuevo presidente de la
Liga del Pacífico. Al parecer es una atinada decisión, a pesar de que
comparte con Alejandro Hutt (ex presidente de LMB) el haber sido
ejecutivo de una cervecería y haber tenido contacto con el futbol. Nos
dicen que nada que ver, que el grandote Canizales –mide casi dos
metros– verdaderamente levantará a la Mex Pac, la cual por lo pronto
necesita meter mucho ruido en cobertura televisiva y que se replantee
enviar un equipo a Tijuana.