Por una pesca responsable… de marlín.

 

Esta es la Trigésima séptima serie de la temporada 2009 para los Astros. LA marca histórica contra Marlins es de 70-58, mientras que en el patio de Miami (actualmente llamado Land Shark Stadium) es de 27-37.

La marca de los Astros (55-56) en la gira es de 24-28, la de los pecezotes (58-53) actuando como anfitriones, es de 29-26.

Cuidado con el equipo de La Florida, vienen de barrer a los campeones Filis de Filadelfia.

 

Sin resaca.

Dos juegazos muy similares en dos domingos, han venido a ser dos victorias que tienen un gran sabor para los Astros. El anterior, el de Bud Norris para evitar la barrida en San Luis, pero ayer Wandy se volvió a mostrar como un verdadero magnífico de la lomita. En una serie donde abrieron ganando, se veía la posible complicación que se tuvo precisamente ante Mets y Gigantes, donde se comenzó igual. De hecho, un buen lapso de la temporada en curso, los Astros nomás no se les daba abrir ganando el primer juego. También indicativo, que la derrota del sábado -que emparejaba la serie Milwaukee- fue con muchas carreras en contra, un escenario de 5 ó más carreras de ventaja en el que se pusieron 16-21 en la temporada. Eso sí, cuando los espaciales anotan más de cuatro rayitas 42-12. Ahí está, la victoria que sabe a espuma para amainar el calor y que puede ser una buena motivación para afrontar a los peligrosos Marlines.

Otro dato motivante sucedió el sábado a pesar de esa derrota: los Astros son el primer equipo en la historia en el cual tres de sus jugadores llegan a 300 cuadrangulares de por vida… Felicidades a Berkman, Pudge y El Caballo Lee.

 

Tacos de pescado?

Puede sonar muy británico eso de los fish & chips, pero aquí -a diferencia de con los britts-, no parece que tendrán un trato muy “polite” los de la estrella estilizada en el tan multicultural puerto de Miami. Los Marlines son un equipo de mucha explosividad, contundentes cuando se conectan y, la verdad, son cuatro juegos donde está mucho para ambas escuadras, así que se esperan muchas emociones.

Con el dato de que, al día de hoy, no hay pelotero de los Astros que tenga proyección de llegar a 100 impulsadas en la campaña, se puede explicar ese .267 conjunto que tienen los de Houston, con 458 carreras anotadas. Mientras, los Marlines batean para .261 pero tienen en su haber ya 514 carreras. Ambas novenas están con los mil hits y los de La Florida (112) tienen 17 vuelacercas más que los Astros, eso sí, estos tienen 15 robos más que sus anfitriones: 75-60.

En la serpentina, podemos decir que no hay tanta diferencia en un PCLA donde Florida detenta un 4.23 grupal y los Astros más o menos se han mantenido con ese 4.37. A los siderales les pegan 1,030 hits, es decir, casi 60 hits más que los 974 recibidos por el pitcheo de los del mar, quienes dan más bases por bolas (406 F / 377 H), pero con sus 833 ponches, superan holgadamente los 788 de los houstonianos.

 

Estos son los duelos de picheo:

Lunes 10 de agosto:

LD Brian Moehler (7-7, 5.23) vs. Rick VandenHurk (1-1, 4.29)

Moehler fue Marlin en 2005-2006, viene de tremenda sacudida en su actuación reciente contra Gigantes, después de que había puesto cosas interesantes -sobre todo con salidas de calidad- en su trabajo reciente. El rival en esta ocasión, viene de ser sacudido por los ascendentes Nats, quienes le dieron tupido a VandenHurk al grado de limitarlo a 4 entradas de trabajo.

 

Martes 11 de agosto:

LD Roy Oswalt (6-4, 3.61) vs. LD Chris Volstad (8-9, 4.48)

Sin duda, este es el encuentro donde los ojos del staff de los Astros tendrán sus ojos bien puesto, sin demeritar los otros juegos. Un Oswalt sano significa un aliciente para el resto del equipo y, si viene con su repertorio afilado después de la pausa forzada, cuidado con los siderales que han incrustado exitosamente a Norris. Teniendo un rival joven como Volstad, quien lucha por tener comando y consistencia en sus actuaciones, a este látigo de 22 años también lo macanearon los de Washington.

 

Miércoles 12 de agosto:

LD Bud Norris (2-0, 1.69) vs. LD Ricky Nolasco (8-7, 4.86)

Con Norris, todo lo que se ha dicho a partir de sus dos estridentes aperturas (además de un buen relevo en el Wrigley), se viene a aplicar como decimos en México: “La tercera es la vencida”. Esta es una buena prueba y una oportunidad para hacerse indispensable en la rotación espacial. Nolasco viene a ser un rival de mucha fuerza, quien ha puesto 4 salidas de calidad en fila, sobre todo impresionado contra los Phillies. Sólo tres carreras en sus últimos 14 episodios, que vienen siendo dos salidas.

 

Jueves 13 de agosto:

LZ Mike Hampton (7-9, 5.30) vs. LZ Sean West (3-4, 4.88)

Ok, ya hemos observado cómo el buen Hampton se la “rifa” con tal de aportar a la causa de la estrella estilizada, pero este calendario ya le está cobrando factura y las inyecciones de cortisona en sus dos rodillas sólo nos hacen decir: “Suerte, Mike”, la esperanza muere al último y vamos a ver si la oficina de Astros no tiene que decidir algo con el zurdo, quien se enfrenta a uno de brazo equivocado, este West que viene por igual de lesiones y de salida en Filadelfia recortada a cuatro episodios, más que nada por altos conteos. Es su apertura 12 de West.

 

Line ups probables:

Houston

Michael Bourn CF .287

Kaz Matsui 2B .249

Miguel Tejada SS .317

Carlos Lee LF .313

Geoff Blum 3B .272

Hunter Pence RF .293

Darrin Erstad 1B .194

Humberto Quintero C .237

PITCHER

 

Florida

Chris Coghlan LF .285

Emilio Bonifacio 2B .248

Hanley Ramírez SS .348

Jorge Cantú 1B .277

Wes Helms 3B .273

Cody Ross CF .263

Ronny Paulino C .267

Jeremy Hermida RF .256

PITCHER

 

Con el ejemplo también de empuje, de ganas de salir adelante por parte de Aaron Boone, con el muy probable regreso Puma Lance Berkman, los Astros arrancarán la serie con muy buena motivación, sobre todo después de volver a la senda de la victoria. Una serie que bien vale la pena todas las expectativas, pues muy buenas cartas en el pitcheo sideral y después un platillo intenso el fin de semana en Milwaukee. Semana de Astros brillando?