Normal
0
21

Por: Alejandro Aguerrebere / astrosdehouston.com

 

Estos Astros del calendario 2009 están
dispuestos a seguir dando sorpresas, ¿alguien lo duda? Mire Ud., nadie se lo
esperaba y, sin embargo, se mueven.

La proyección normal, con la inercia de
que en años recientes la primera mitad se les había complicado, era de que
estarían cerca del sótano. Si tomamos en cuenta que los Piratas de Pittsburg
son un equipo prácticamente fuera de contención y sin un aparente afán de
estructurar un elenco sólido. La verdad, vaticinar eso con los siderales era
más bien irse también sobre el dato multimencionado y no demasiado indicador de
que sus granjas están catalogadas en la parte baja, según baseball america.
En ese mismo tenor, también las proyecciones de baseball prospectus no
le daban muchas probabilidades a los espaciales para poder luchar por el título
de la División Central de la Nacional, pero ahí están, a tiro de piedra de esos
Cerveceros de Milwaukee que comenzaron quemantes y de esos eternos rivales
Cardenales de San Luis. Mérito tiene haber emparejado a unos Cachorros de
Chicago que vinieron siendo el némesis de la temporada anterior, aprovechando
el golpe climático inesperado por parte de Ike, así que, terminar arriba de los
oseznos este calendario, sería una bonita revancha deportiva.

Vamos, los Astros están a 3.5 juegos de
los líderes Cardenales. Esto se traduce en cualquier resbalón de serie de los
pájaros rojos y bueno, todo podría suceder. De hecho, después de la visita a
Los Ángeles, estos Astros del 2009 tendrán esa importante prueba en su patio
propio, el Minute Maid Park, ante la tropa de Tony La Russa. Es después de ese
par de sendos encontronazos, que los fans de la estrella estilizada, podrán
encontrar muchas respuestas, podrán poner algunos puntos en perspectiva.
Cuidado, que con los Cardenales habrá 12 juegos en lo que resta de temporada.

 

En el caso del boleto por el comodín,
cabe mencionar que son cinco los juegos de diferencia que detentarían al
momento unos Gigantes de San Francisco, a quienes ya sintieron los Astros su
potencia. Con un Tim Lincecum que abre juego de estrellas, y una tropa que se
ve difícil de derrotar, claro, eso actualmente. Los otros conjuntos arriba de
los Astros, que también persiguen a Gigantes por ese eventual boleto, en orden
son: Rockies, Cerveceros y Marlines.

 

Y es precisamente hablando de rivales
supuestamente cómodos y rivales complicados, mucho se ha hablado de si Cecil
Cooper está completamente consciente de los puntos fuertes y las debilidades de
la nave que dirige. Necesario apuntar que ha sido dramático el escenario de
“equipo hecho un hospital” el cual en variados momentos le ha tocado lidiar al
manejador y su staff, eso es innegable y es un mérito a veces no señalado. Pero
un punto inundado de comentarios, es si ciertamente puede ser engañoso haber
enfrentado a equipos que, en el papel, venían con malas rachas, pero, después
de enfrentar a los Astros -en distintos momentos de la extinta primera mitad-,
tanto Padres, como Rockies, incluso Piratas en alguna ocasión, se repusieron
armando rachas posteriores. Lo anterior nos refiere a que claramente Houston
venció a equipos competitivos los cuales volvieron por sus fueros.

Hay que coincidir con el timonel Coop en
que Michael Bourn bien puede ser el jugador más valioso de esta primera etapa
del certamen: embasándose a como puede, robando bases, con la atrapada quizás
más memorable de la temporada (aquella en la “lomita de Tal”), e incluso
bateando cuadrangulares neurálgicos. El “agente” Bourn no es una casualidad,
pues se le tuvo paciencia, le sirvió su estancia invernal en la Dominicana y ha
sido receptivo de los consejos de sus compañeros, al igual que el otro joven
echando raíces, Hunter Pence. Bourn y Pence hoy ya significan mucho, muy
probablemente sean los inamovibles en un buen lapso en el cual la gente
identificará en ellos a los jugadores – franquicia.

 

Una gran pregunta que permanecerá en el
devenir del resto del calendario es qué tanto talento joven podría ascender al
primer equipo para cimentar con mayor fuerza las aspiraciones. Ahí están varios
nombres que se mencionan, tanto de Round Rock (Triple A), como de Corpus
Christy (Doble A). Nombres como Bud Norris, Yorman Bazardo, Polin Trinidad,
pueden ser excelentes adiciones a estas alturas, habiendo puesto ese trío
números interesantes en esa dura antesala que es la Triple A, y ante la
degradación de Felipe Paulino, puede ser un movimiento inteligente. En dicha
divisa de Roun Rock, en el cuadro varios peloteros han probado las mieles
ligamayoristas, entre ellos Kata, Maysonet y Saccomanno, siendo en el jardín
Reggie Abercrombie una posible incorporación con experiencia, ahí está también
un prospecto interesante en Brian Bogusevic. Todos estos nombres, ya
considerando la inclusión en el roster por parte de un Chris Coste quien
nominalmente es receptor y la posibilidad de que el mexicano Germán Durán
podría también suplir a la defensiva del jardín izquierdo a Carlos Lee en
situaciones determinadas.

 

Pero bueno, los números son fríos y se
debe tomar en cuenta que los Astros tienen saldo negativo de -30 en diferencial
de carreras, pues conectan buena tanda de hits, pero son lugar 12 de Liga
Nacional en Carreras anotadas, Cuadrangulares y dobles, cayendo un lugar más
(al 13) en batazos de extra base. Su porcentaje de embasamiento es el octavo,
pero cae 5 lugares en embasamiento con gente en posición de anotar, auch.

Otro indicador que da alegrías si sólo
ves lo positivo es el sexto lugar en bases robadas, pero, en intentos totales
la efectividad los tira ocho lugares abajo.

En pitcheo, no hay magia en recordar que el porcentaje
de limpias admitidas colectivo ha estado rondando un 4.20 en este trayecto, con
unos abridores que son el lugar 12 en salidas de calidad, encontrando por igual
que sólo Washington ha evaporado más porcentaje de oportunidades de salvamento,
algo que puede ser clave cuando las cosas se ponen apretadas.

 

Es una primera etapa
donde los Astros dejan récord enc asa de 24-23 y curiosamente un saldo adverso
en gira (20-21), donde se habían defendido a determinada instancia. Pero el
apunte quizás más preciso y contundente: cuando anotan 4+ carreras, su marca es
demoledora: 36-12, cuando hacen 3 o menos ya sabemos la tunda de 8-32. Todo
parece hacer heroica esta marca de .500 porque los juegos de una carrera de
diferencia están 13-12.

 

Así que, nada está escrito, el mejor guión es el que puedes
observar cuando apoyas y cuando sigues a tus Astros, en este 2009 más que
nunca.