47 jonrones de Berkman vs. Cincinnati en su carrera, con el de hoy, que también llega a 21 en el nuevo parque de los Rojos. Nada de eso sirvió, ahora, al mejor picher de los Astros lo han hundido los errores a la defensiva (algo extremadamente raro antes) para que las 8 carreras del juego con el que pierden 8 a 5, todas fueron sucias. Bieeen sucias, a través de 3 errores, sí TRES, algo que no sucedía, se presenta como una indeseable epidemia de catarro en el dugout.

Vamos entonces a lo que lleva la mente.
Es hora de pensar en Jake Peavy? Es clarísimo que el estelar látigo diestro de unos (ahora) enrachadísimos Padres de San Diego, ha dicho cuáles son sus opciones. Houston puede estar en el horizonte de Peavy, de hecho se sabe que puede ser LA opción de Peavy. La pregunta es si la directiva espacial se lo está planteando, porque sale caro el nativo de Alabama: pagándolo, enviando un bonche de peloteros a SoCal.
También ya se recupera Ben Sheets de la operación de codo. Ya se placeó por Arlington. Fue a ver a los Rangers. Dallas no es nada lejano a Houston, ¿tendrán contacto?

Como sea, ante la posible consideración de “fallida” para la incorporación de Hampton, pensar en una triada de abridores con Sheets, Roy O y Wandy, o, Peavy, Wandy y Roy O, suena espectacular. La cuestión sería no priorizar que el talento propio de las granjas debe cristalizar “para un futuro que se necesita ya” (mire Ud. nomás la frase, eh!).

Sólo que Brandon Backe regrese hecho un tiro, lo cual genera obvias dudas, esta es la situación, es el aquí y ahora de un equipo con las dificultades a las que se debe sobreponer.

Difícil imaginar este momento, pero de peores condiciones se han repuesto los de la estrella estilizada.