Un juego rarísimo de marcador (10-10), donde no hubo decisión y los gladiadores tuvieron que salir del ring. Así fue el segundo de la serie en Washington.
Una lluvia que culminó con un calamitoso encuentro de idas y vueltas, que para colmo le deja una lesión en un dedo de la mano de lanzar al estelar Roy Oswalt (aún sin victoria), lo cual se suma a las complicaciones de Valverde, Brocail y a ver si no vuelve el cristalizado Matsui al taller de reparación, cual acostumbra.

Lo cierto, lo visible, es que dos juegos en Washington, fueron dos ventajas iniciales que se fueron, dos golpeteos a un bull pen que se ha visto carente de certeza, y bueno, deben sacar la casta los jugadores de Astros.

Por cierto, el juego en cuestión se reanuda con hombre en primera, en la parte baja de la undécima entrada, con los Nats como locales en el Minute Maid Park, para el 9 de julio y previo a la serie de 4 juegos que ambos equipos habrán de disputar, si no se antepone nada…

Saludos