Super beis


Alejandro Aguerrebere


Par
de días y comienza la temporada de Grandes Ligas, la información estará
plena. Después del drama contra los jugadores que presumiblemente
habrían usado esteroides, después de un Clásico Mundial en el ojo del
huracán (por polémico, por Cuba, lesiones) podemos ver la intensidad
que se avecina. Después de ponderar el line up y cuerpo de lanzadores,
además de pronosticar 105 ganados esta temporada que se acerca, dice en
su espacio el periodista Brian McTaggart: “Si los Yanquis no ganan la
Serie Mundial, me comeré un insecto.” De inmediato, los lectores con
algo de incredulidad y humor le preguntan: ¿cuál especie comerá? Porque
los Yanquis son indiscutible Número 1 del power ranking actualizado.
Son el rival a vencer en la división más cara del beisbol de la Gran
Carpa. La dispareja competencia nos muestra que la División más cara
del beisbol (Este de la Americana) tiene el 1, 2, 3 en ese ranking de
poder que te mide todos los niveles del equipo. La mayor sorpresa es
que los Rays de Tampa Bay están en el lugar dos, sobre los Medias Rojas
de Boston.

En la Nacional será interesante observar (antes que nadie a los Astros, CLARO!) si los Mets
de Nueva York siguen padeciendo esa predilección latina de su gerente
Omar Minaya, por igual será imprescindible seguirle la pista a los
Cachorros de Chicago con el peso de una centuria sin corona y aun así
con los aficionados más fieles en ese letargo, a ver si ya les cumplen.
Filis de Filadelfia tendrán que hacer mucho para tratar de emprender un
camino hacia un bicampeonato que más bien se ve complicado.

Mientras,
el escándalo que se viene es de que el sindicato de peloteros ha
descubierto que al menos 22 equipos han “requerido” a los jugadores que
van firmando, que hagan donativos. Imagine usted el relajo que viene
ahora; claro, la Unión responde al mandurriazo de los esteroides y de
qué manera: Manny Ramírez teniendo que donar un millón de su contrato a
la Dodgers Dream Foundation. Ok, ganan un dineral los peloteros, pero
esas son jaladas.

La verdad que Liga Mexicana le está poniendo
buen sabor a la temporada, con unos tiempazos de juego. Roberto
Magdaleno, artífice de parte de esas medidas nos comenta algo esencial:
“hasta el pitcher sabe que si lanza rápido, puede engañar mejor al
bateador, dejarlo fuera de balance”. Lo palpable, es que medios en
general, redacciones y público en este año donde hay que chambear más
duro, están (amos) en sintonía con esto.

alejoague@gmail.com