Quien revisa ocasionalmente los standings en las diferentes ligas de beisbol, puede llevarse una sorpresa que incluso puede llevar a sobresaltos. Lo que sucede en la Liga Mexicana del Pacífico durante esta segunda vuelta, ya en pleno diciembre, no es ninguna excepción por los sube y bajas que incluso son notorios en estas fechas cercanas al cierre del rol regular. Claramente se nota que las rachas son lo más significativo en un calendario donde los Cañeros de Los Mochis arrancaron de plano dejando a sus rivales maltrechos, para luego caer de forma estrepitosa y cerrar en quinto lugar de las posiciones de la primera vuelta. Bueno, pues son esos mismos verdes los que ahora vemos de plano incontenibles, arrasadores como amos y señores de esta segunda vuelta, la cual en el arranque tenían los Yaquis de Ciudad Obregón, quienes a su vez han, adivinó Ud., caído al cuarto lugar del standing costeño.

Este segundo lapso de la fase regular promete muchas cosas interesantes, pues como decimos en México ?de aquí p?al real? se avizoran puros juegos de gran intensidad: cada encuentro, cada jugada, cada pitcheo, puede ser la clave, lo decisivo y las emociones a flor de piel en esta edición cincuenta de la Liga de la Costa del Pacífico mexicano, de aniversario, con ligamayoristas y con buena dotación de peloteros boricuas que han venido a dar un toque especial a los diamantes en esas latitudes del territorio azteca. Sin duda, ha sido un gran acierto de los directivos costeños el haber aprobado más foráneos para dar cabida a los hermanos puertorriqueños: un ejemplo de profesionalismo y clase en el terreno de juego. Ahí tenemos a los dos líderes de la contienda, que son Giancarlo Alvarado en el pitcheo (aspirando a la triple corona con un microscópico 2.45 de PCLA, líder con 71 ponches e invicto 5-0) y con el madero quemante, el ya probado en verano -con Guerreros de Oaxaca- Carlos Rivera, un gigante de ébano que está desforrando la pelota con un tremendo .351 en una liga sensiblemente fuerte.

El equipo más taquillero sigue siendo Culiacán, promediando 9,639 almas en cada juego (24) y el menos invitador al parque es Navojoa con 4,604 parroquianos en sus encuentros (22).

Llama la atención que el equipo de mejor bateo colectivo es precisamente el más calientito en los últimos días (Algodoneros de Guasave) con su alto .285 que los está sustentando, pues su pitcheo es el quinto de la competencia con un 3.86 que apenas se defiende.

Quizá el equipo más parejo en lo bueno, es Hermosillo. Los Naranjeros, que apenas se comienzan a quitar la maraña del sótano, son el segundo mejor bateo con un muy bueno .268 y el segundo mejor cuerpo de lanzadores con 3.40, ¿porqué entonces dicho equipo tiene marca negativa en la segunda vuelta? Bueno, pues no es un caso para la araña, simple y sencillamente porque han perdido juegos cerrados, porque Cañeros de Los Mochis les pasó por encima y, muy importante, la buena estrella de Vinicio Castilla, que ha llegado a partir la pelota a punta de batazos, jonroneando y produciendo este ídolo de mil batallas.

Decíamos del equipo más parejo en lo bueno, porque en lo malo hay un líder indiscutible. Los Caballeros Águila de Mexicali son el peor equipo en bateo, con un .247 gélido y su pitcheo trastabilla con un lejano 4.72 como para pensar en la fiesta de enero.

Hablando de disciplina en el plato. Al equipo que más ponchan es a Culiacán (390) y al que menos es a Guasave (320). los que más pasaportes obtienen son igualmente los guindas, con 194 y, los que menos, Mexicali con 165 boletos que en parte explican su anemia ofensiva, pues conectan sólo 408 imparables, por 507 del líder Algodoneros.

En la eficacia de la serpentina, el más ponchador es Hermosillo con 369 chocolatotes otorgados, cuando el menos ejecutante de dicho arte es curiosamente el mejor pitcheo en efectividad (Mazatlán). Entre esos dos equipos mencionados se encuentra el nombre de Francisco Campos, quien salió precisamente de los astados para llegar esta temporada a los de la vitamina C. Muchas bases por bolas regala el pitcheo de Tomateros (196), aunque varios lo siguen de cerca, mientras Hermosillo en eso tiene también buenos números con sólo 125 gorrones, con mucha diferencia.

Sin duda va a ser interesante observar el desempeño de los actuales desesperados en estos días. Por un lado, el campeón Hermosillo que, como vimos, tiene buenas cifras, pero que el hada de las victorias se les negaba. Por el lado de Mexicali, queriendo hacer la hombrada de meterse a la fiesta de último invitado. Importante también Navojoa con ese buen plantel y con esos lanzadores de lujo que parecen quedar a deber y aún con la llegada del cuarentón Jeff Fassero, van a echarse p?alante.

Estos días veremos una serie de gran expectación con unos Tomateros recibiendo en Culiacán precisamente a los Naranjeros. Ambos, tienen gran rivalidad y les urge llegar a una marca positiva. Sacarán sus mejores elementos en pos de no sólo ganarle al archirrival, sino mejorar su horizonte por méritos propios.

Hay espacio para una buena noticia, que se refiere al ?Popeye? Jorge Campillo, diestro lanzador tijuanense, que ahora es firmado por los Bravos de Atlanta, quienes a su vez habían dejado ir al también mexicano Óscar Villarreal, hacia los Astros de Houston. Para fortuna de ambos lanzacohetes, se les nota felices con su nueva franela ligamayorista.

Como este espacio es de beisbol invernal en México, vale la pena mencionar que comienza el playoff de la Liga Invernal Veracruzana con los Chileros de Xalapa vs. Rojos de Veracruz; Tobi de Acayucan vs. los campeones Gallos de Cd. Mendoza; y, por el sur, Brujos de los Tuxtlas vs. Dragones de Coatzacoalcos, para cerrar las series con Broncos de Cosamaloapan vs. Gavilanes de Minatitlán. Se va a poner bueno.

En Nayarit, la Liga del Noroeste está a cuatro series de cerrar el rol regular, con buenas entradas y presumiendo alumbrado en casi todos sus parques.

Para cerrar, Pat O?Conner, otrora directivo para Astros de Houston (hasta 1993), será quien dirija todas las Ligas Menores -Minor League Baseball-, después de 4 periodos del conocidísimo Mike Moore. O?Conner, viene con un reto sabroso, pues todo el sistema de las ligas afiliadas, han roto récord histórico de asistencia por 4 años consecutivos. Se ve alcanzable, pero exige mucho trabajo hacer redituable el sistema de todas las ligas, sobre todo en el caso de que el último lapso (cuatrienio) del Sr. Moore, cada año superaron la cifra. A los que nos encanta el beisbol, podríamos decir que eso se da solito, pero el chiste es mantener a la gente encantada de ir a un parque de pelota y escuchar el ¡playball! y los tablazos.